ARCIPRESTAZGO DE RIOS

El río Mente, desde Campobecerros, cauce abajo, va dejando a su derecha entre las estribaciones del Invernadeiro y la Sierra de Pena Nofre y la Pena do Roqueiro el ayuntamiento de Riós. De él nacen, entre otros, el río Navallo que da nombre a una parroquia y, haciendo de límite nacional, recibe el río Progo que separa a los dos ayuntamientos de este arciprestazgo, y los arroyos de Soutochao, Terroso y Arzádegos, parroquias todas ellas que configuran parte de esta demarcación arciprestal.

País en el que resaltan las cumbres, y picos graníticos y montes junto a los hundidos cauces que riegan la zona haciéndola fértil, a su paso, los ríos.

Esta zona junto con la del valle de Verín y Monterrey formaban el antiguo Arcedianato de Varonceli. Nombre proveniente, tal vez de un señor del valle que citan diversas escrituras desde el siglo IX. Arcedianato famoso en la antigüedad, en él habitaba Ordoño II. El padre de S. Rosendo, Gutiérrez Menéndez intercedió por los fundadores de Ribas del Sil ante Ordoño II en pro de esta fundación encontrándose éste en la zona.

Este Arcedianato ha sido de los más divididos entre los señores feudales de la época. De ello dan fe la multitud de parroquias de patronato que hay en la zona. De Varonceli únicamente recuerda en el nombre el subtítulo de la parroquia de Moyalde. Hoy sus titulares son Sta. María y Sta. Comba de Varonceli. Este título y el río Varonceli, afluente del Mente son los únicos vestigios de aquél solemne apelativo que dio nombre al Arcedianato.

Atraviesa todo el ayuntamiento de Riós la carretera nacional de Villacastín a Vigo dando vida y comunicación a gran parte de las parroquias y pueblos.

La zona de Villardevós, más rocosa y a la vez con valles más fértiles es rica en caza al igual que tiene zonas con una mejor agricultura.

En esta última zona hay parroquias aisladas y solitarias como son las de Vilarrello da Cota y Berrande. La primera ya metida en Portugal y Berrande con un paisaje delicioso con la única dificultad de la distancia. Una vez allí sus abrigados recodos hacen una grata estancia.

La parroquia de Osoño fue antiguo refugio y Hospital de peregrinos. Perteneció a la Orden de Malta. Su cercanía ya a Verín, le hace, pese a lo quebrado del paisaje, un lugar acogedor. En Enjames ha dejado la Orden antedicha su patrón, S. Juan, por haber sido su iglesia priorato de la misma.

Las gentes de este arciprestazgo viven primordialmente de la agricultura y la ganadería. Hoy en día entre las pensiones de la Seguridad Social y la emigración van elevando paulatinamente su acomodo.

Más rica es su espiritualidad. Está, fundamentalmente centrada en las advocaciones marianas. Nuestra Sra. De la O, de Vilarello Da Cota, La Virgen de la Trepa y sobre todo el célebre santuario "De Nosa Sra. Das Portas Abertas", en Flor de Rey Vello, son las advocaciones más socorridas de la zona.